Riesgos laborales típicos del verano

Insistimos en la idea de evitar el riesgo del estrés térmico por calor que indicábamos en el post del sábado pasado. Para ello recomendamos:

– Evitar en la manera de lo posible la exposición solar, si esto no es posible:

– realizar la tarea más dura en la franja horaria en la que la temperatura es más baja, como al comienzo o al final de la jornada laboral,

– beber abundante agua,

– comer comida ligera,

– utilizar habitualmente cremas solares de alta protección,

– buscar la sombra y en el caso de no ser posible utilizar gorro para proteger la cabeza,

– proteger los ojos, siempre que nuestra actividad nos lo permita con gafas solares, de eficacia demostrada, evitando aquellas que no ofrezcan la garantía adecuada

– proteger las distintas partes de tu cuerpo con ropa ligera, no es apropiado dejar la piel expuesta al sol ya que esto aumenta el riesgo de quemaduras, de alergias o irritaciones ocasionadas por el propio sudor

– en el caso de sentir algún malestar paralizar la actividad hasta notar mejoría.

Debemos recordar que el melanoma de piel debido a la exposición solar es una de las enfermedades de mayor incidencia en nuestros días, y que las consecuencias de un golpe de calor pueden ocasionar accidentes laborales importantes.

 

Fuente: IMF Business Schcool http://goo.gl/qS3ZrF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *