Pensiones y prestaciones de la Seguridad Social (II)

Pensión de incapacidad permanente

Esta pensión, en su modalidad contributiva, cubre la pérdida de rentas salariales o profesionales que sufre una persona cuando estando afectada por un proceso patológico o traumático derivado de una enfermedad o accidente, ve reducida o anulada su capacidad laboral de forma presumiblemente definitiva.

Prestación por lesiones permanentes no invalidantes

Prestación consistente en una indemnización a tanto alzado que la Seguridad Social reconoce a los trabajadores que sufran lesiones, mutilaciones y deformidades causadas por accidentes de trabajo o enfermedades profesionales que, sin llegar a constituir incapacidad permanente, supongan una disminución de la integridad física del trabajador, siempre que aparezcan recogidas en el baremo establecido al efecto.

Pensión de jubilación

Su objetivo es cubrir la pérdida de ingresos que sufre una persona cuando llega su edad de jubilación y cesa en el trabajo por cuenta ajena o propia, poniendo fin a su vida laboral, o reduce su jornada de trabajo y su salario en los términos legalmente establecidos.

El periodo mínimo de cotización para cobrar una pensión por jubilación es de 15 años, de los cuales al menos 2 deberán estar comprendidos dentro de los 15 años inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho.

Al ser una pensión vitalicia, solo se extingue con la muerte del beneficiario.

Prestaciones de muerte y supervivencia y prestaciones familiares

Están destinadas a compensar la situación de necesidad económica de determinadas personas al producirse el fallecimiento de otras. No podrán ser beneficiarios de las prestaciones de muerte y supervivencia quienes fueran condenados por sentencia firme por la comisión de un delito doloso de homicidio en cualquiera de sus formas cuando la víctima fuera el sujeto causante de la prestación.

Asistencia sanitaria

Consiste en la prestación de los servicios médicos y farmacéuticos necesarios para conservar o restablecer la salud de sus beneficiarios, así como su aptitud para el trabajo. Proporciona, también, los servicios convenientes para completar las prestaciones médicas y farmacéuticas, atendiendo de forma especial a la rehabilitación física precisa para lograr una completa recuperación profesional del trabajador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *