La pluriactividad.-

Cuando se tienen dos trabajos simultáneamente hay que diferenciar entre si estos son dos trabajos por cuenta ajena, o si son dos trabajos uno por cuenta ajena y otro por cuenta propia.

  • Existe pluriempleo cuando el trabajador tiene dos trabajos por cuenta ajena. En este caso se tiene un contrato de trabajo con cada empleador y se cotiza en ambos casos en el Régimen General de la Seguridad Social, aunque con reglas especiales sobre los topes máximo y mínimo de esta cotización.
  • Hay pluriactividad cuando una persona cotiza en varios regímenes de la Seguridad Social al mismo tiempo. La situación más frecuente es la de quien tiene dos trabajos:  uno por cuenta ajena como asalariado y otro por cuenta propia, como autónomo.

Altas, bajas y cotizaciones en la pluriactividad

En  pluriactividad, el trabajador tiene que cotizar a la vez en los dos Regímenes, como asalariado y como autónomo. Como trabajador por cuenta ajena, el alta y la baja en la Seguridad Social viene gestionada por la empresa, como el resto de trabajadores por cuenta ajena. Además la empresa cotizará por el trabajador y descontará del salario la parte de la cotización que le corresponde al trabajador e ingresará todo directamente a la Seguridad Social. Mientras que estas situaciones respecto a la actividad como autónomo, tiene que ser el propio trabajador el que las gestione y pague las altas, bajas y cotizaciones de la Seguridad Social. Existen además reglas especiales respecto a la cuantía por la que se cotiza cuando se está en la situación de pluriactividad, que dependen de si el trabajo por cuenta ajena es a tiempo completo o parcial. Además la cotización por contingencias comunes por Incapacidad Temporal será opcional cuando ya se tenga cubierta por las cotizaciones por cuenta ajena, debiendo optar al darse de alta como autónomo.

¿Debe el trabajador en pluriactividad cotizar el doble, como autónomo por un lado y como asalariado por otro?

Existen unas reglas especiales que reducen en cierta medida esta duplicidad de cotizaciones,  con lo que se plantean estos dos escenarios:

  • Trabajador asalariado por cuenta ajena que decide emprender y darse de alta en autónomos por primera vez , sin abandonar su trabajo.  Se puede beneficiar de la ley de emprendedores, que entró en vigor el 29/03/2013 y establece estos beneficios para pagar menos cuota de autónomos:
  • Si el contrato de trabajo a es a jornada completa, solo tendrá que pagar el 50% de la cuota mínima durante los primeros 18 meses y luego el 75 % durante los 18 siguientes si el contrato de trabajo es a jornada completa.
  • Si su contrato de trabajo es a tiempo parcial, con una jornada a partir del 50 por ciento de la correspondiente a un trabajador con jornada a tiempo completo comparable, se podrá elegir en el momento del alta, como base de cotización de autónomo la comprendida entre el 75 por ciento de la base mínima de cotización establecida anualmente con carácter general en la Ley de Presupuestos Generales del Estado durante los primeros dieciocho meses, y el 85 por ciento durante los siguientes dieciocho meses. El trabajador puede elegir su base de cotización, desde la mínima hasta la máxima contemplada en el año en curso.
  • Para poder acceder a estas reducciones tiene que ser la primera vez que el trabajador se de de alta como autónomo y son incompatibles con otras bonificaciones, como la tarifa plana.
  • Situaciones de pluriactividad que vienen de antes de la entrada en vigor de la Ley de Emprendedores (29/9/2013) o aquellas en las que no se cumplen los requisitos para aplicarla. El trabajador que ya cotiza por contingencias comunes por su trabajo por cuenta ajena y al mismo tiempo cotiza también por ese concepto como autónomo, tiene que sumar las cotizaciones realizadas durante el año, y si durante el año 2015 iguala o supera los 12.245,98 euros, tiene derecho la devolución del 50% del exceso de las cotizaciones por cuenta propia que superen dicha cuantía. Eso sí se le aplica un tope a esta devolución, que es del 50% de las cuotas ingresadas como autónomo por contingencias comunes. Por lo que hay que estar muy atento a calcular las cotizaciones realizadas, para ver si se puede pedir esta devolución. Esta devolución se tiene que pedir durante los primeros 4 meses del año siguiente

Cobrar el paro en situación de pluriactividad

Muchos trabajadores que estén en esta situación se preguntarán si pueden cobrar el paro si son despedidos. La regla general es que si se es despedido del trabajo por cuenta ajena y se mantiene el trabajo por cuenta propia, no se puede pedir la prestación por desempleo, ya que no se está desempleado si no que se es autónomo. La compatibilización que existe actualmente entre el paro y ser autónomo se da cuando primero se está cobrando el paro y luego se quiere iniciar una actividad como autónomo. Las cotizaciones que el trabajador acumula como autónomo no se utilizan ni se cuentan a la hora de pedir el paro, ya que como autónomo no se cotiza por desempleo.  Existe el llamado “paro de los autónomos”, o prestación por cese de actividad,  que es de suscripción voluntaria y tiene unas reglas de cotización y prestación distintas de las del paro general.

La pluriactividad y el cobro de prestaciones y pensiones

 Como regla general, cuando se cotiza en el Régimen General y en el Régimen de Autónomos, se accede a una pensión en cada Régimen si se tienen las cotizaciones suficientes en cada uno de ellos. En el caso de no llegar a las cotizaciones suficientes en un Régimen, esas cotizaciones se sumarán a las cotizaciones del Régimen en el que sí se tiene derecho a la pensión, pero solo para el cálculo de la base reguladora, sin poder superar el límite máximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *