Inicio

Somos un despacho de abogados fundado en el año 1976, por JOSÉ IGNACIO CESTAU BENITO, ubicado en Tenerife. En su origen se constituyó con la finalidad de dar cobertura legal a la acción de los sindicatos de clase prohibidos entonces, y en particular Comisiones Obreras y a la defensa de los trabajadores. Tras la legalización de los sindicatos el despacho se consolidó en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias, habiendo desarrollado una actuación profesional incesante en defensa de los derechos de los trabajadores, tanto de forma individual como colectiva en su vertiente sindical.

Desde su creación hasta ahora, ha concebido su actuación profesional como un instrumento tanto de análisis jurídico, para la interpretación de la legislación laboral de la forma más favorable a los intereses de los trabajadores y apoyo a la ampliación de sus derechos, así como a la defensa en los tribunales de justicia, en todos sus niveles (Juzgados, Tribunales Superiores de Justicia, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, Tribunal Europeo).

Para hacernos una idea de la personalidad de este despacho de abogados, hay que acudir al propio nombre del mismo «luslaboralistas Abogados». El iuslaboralismo hace referencia a una concepción del Derecho del Trabajo que se propone «devolverle la dignidad al hombre» mediante la creación de condiciones más adecuadas de trabajo para devolverle a la persona que trabaja un ámbito en el que pueda ejercer su dignidad y no ser tratado como cosa. Para ello, a través de la modificación de la norma jurídica, el Derecho del Trabajo intenta modificar la estructura de la relación humana, asegurándole al que pone su capacidad a disposición de otro (que la recibe y utiliza, a cambio de una remuneración), el ejercicio de ciertos derechos fundamentales: mínimos salariales, de condiciones de trabajo, limitación de la jornada, seguridad en el empleo, etc.

Aspiramos por tanto a ser un despacho progresista y comprometido con nuestro entorno social y aunque huimos del excesivo formalismo y encorsetamiento que se suele asociar a la imagen de nuestra profesión, nos exigimos una seriedad y rigor en nuestro trabajo, a través de la formación permanente y adaptación puntual a todas las reformas que en el ámbito legal se producen, con participación habitual en jornadas, congresos, etc.

En diciembre de 2014 iniciamos una nueva andadura, en el que sin perder el referente de nuestros orígenes y especialidad jurídica, ampliamos nuestro campo de acción. Nuestro leimotiv es la «defensa de los derechos de los trabajadores y de los derechos sociales del ciudadano», e hicimos coincidir el comienzo de esta etapa con una nueva imagen corporativa y una nueva denominación, que pasó a ser la de «Iuslaboralistas Abogados».

Por ello, además de seguir prestando servicios a trabajadores por cuenta ajena y empleados públicos, extendimos nuestra actuación al amplísimo campo de los derechos ciudadanos, que pueden ir desde un consumidor, pasando por un usuario de un servicio público a un cliente de un banco, etc., siempre con un compromiso con los más débiles en sus relaciones contractuales.