Archivo del Autor: Carlos Berastegui

Cuando se cumplen 6 años de la reforma laboral, el TC anula una sanción a un profesor que anunció que participaría en la huelga

El Pleno del Tribunal Constitucional ha estimado el recurso de amparo presentado por un profesor de Educación Primaria, funcionario de carrera, que fue sancionado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad de Castilla-La Mancha a un mes de suspensión de empleo y sueldo por entregar a sus alumnos una carta, dirigida a los padres, en la que anunciaba que participaría en la huelga convocada para el día 29 de febrero de 2012; y por exponer en clase los motivos por los que, en su opinión, debía secundarse el paro. Todo ello lo hizo durante el horario lectivo, ocupando en total unos diez minutos de la clase. El Tribunal considera que la conducta del recurrente no es constitutiva de la falta leve por la que fue sancionado, consistente en “incumplimiento de los deberes y obligaciones del personal funcionario (…)”, y anula tanto la resolución administrativa como la sentencia que confirmó la sanción porque vulneran el principio de legalidad penal (art. 25.1). Ha sido ponente el Magistrado Alfredo Montoya.

Según la doctrina constitucional, el principio de legalidad penal supone “que nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente, en el momento de la comisión del hecho”. Se produce la vulneración de este derecho cuando la conducta enjuiciada “es subsumida de un modo irrazonable en el tipo que resulta aplicado”.

La doctrina constitucional también es reiterada respecto a la “exigencia de una prueba de cargo suficiente” como garantía del respeto a la presunción de inocencia.

En este caso concreto, dos son las conductas en las que la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad de Castilla-La Mancha basa la sanción, impuesta al recurrente por utilizar bienes públicos para usos particulares y por incumplir el deber de neutralidad en el ejercicio de sus funciones como profesor. La primera de esas conductas consistió en emplear aproximadamente diez minutos de clase y los canales de comunicación con los padres de los alumnos para difundir sus opiniones personales.

La sentencia sostiene en este punto que la actuación del profesor, “que sólo dedicó unos minutos de la clase a explicar a sus alumnos las razones de la huelga y entregó una nota dirigida, con la misma finalidad, a sus padres, no tiene encaje en el tipo sancionador”, dada la naturaleza de la información transmitida y el escaso tiempo que dedicó a ello.

La segunda de las conductas sancionadas consistió en valerse de su posición como empleado público docente y de los medios a su disposición para “expresar su opinión personal sobre la huelga convocada, resultando su actuación parcial y carente de la objetividad y neutralidad” que le eran exigibles.

La sentencia afirma al respecto que la comunicación, cuyos destinatarios eran los padres y no los alumnos, no vulneró el deber de neutralidad del recurrente “al no haberse acreditado en el expediente” que dicha carta “posea un contenido informativo que se pueda entender vulnerador del deber de neutralidad funcionarial”. Los alumnos que prestaron su testimonio durante la instrucción del expediente respondieron que el profesor “dijo que él quería ir a la huelga para ver si se solucionaban los motivos que explicaba” en la nota dirigida a los padres y porque “iba a haber recortes en el presupuesto”.

El Tribunal concluye que el único hecho acreditado consistió en que el demandante de amparo “informó a los alumnos sobre la convocatoria de huelga y su voluntad de secundarla”. Parece lógico pensar, añade, que al ofrecer esa explicación debió “reflejar su posición favorable” al paro; pero esa circunstancia no denota, por sí sola, un afán de adoctrinamiento o, al menos, un propósito de influir tendenciosamente en el alumnado. Por lo tanto, no ha quedado demostrado que el recurrente cometiera la infracción consistente en el incumplimiento de sus deberes.

Al no encajar los hechos probados en la falta disciplinaria por la que se impuso la sanción, la sentencia anula tanto las Resoluciones de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad de Castilla-La Mancha como la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Guadalajara que las confirmó por vulnerar el principio de legalidad del art. 25.1 de la Constitución.

Madrid, 12 de febrero de 2018

NOTA INFORMATIVA Nº 14/2018
TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
Gabinete del Presidente
Oficina de Prensa

Feliz domingo

Y otro año más nos despedimos del Carnaval en Santa Cruz de Tenerife, seguramente nuestra fiesta más querida y popular. ¡Disfruten del domingo que volvemos a la rutina!

La televisión pública alemana desnuda el ‘paraíso’ de Canarias

Bajo el título «Die Kanaren: Inseln der Arbeitslosen» («Canarias: islas de los desempleados») y con una duración de 43 minutos, el reportaje arranca desglosando los más significativos enclaves y paisajes del Archipiélago, además de las bondades climáticas y las bellezas naturales, antes de desembocar en un más que duro análisis del sector turístico.

Empleo de baja formación y calidad, pobreza, precariedad laboral, etc. Un documento jalonado de entrevistas y testimonios con empleados, trabajadores e incluso concejales, realizado entre Tenerife, Lanzarote, La Gomera y Gran Canaria.

 

Prestaciones por desempleo y baja voluntaria

Es sobradamente conocido que la baja voluntaria en el trabajo impide el acceso a prestaciones por desempleo, por cuanto la pérdida de empleo no ha sido involuntaria.

Pero, en estos casos, ¿cuándo se podría pedir o reactivar una prestación por desempleo?

La normativa no establece un tiempo mínimo de permanencia en otro empleo para tener acceso a las prestaciones, pero se puede y de hecho se hace por el SEPE un análisis individualizado de las circunstancias de la nueva contratación y cese por si se puede apreciar fraude en la obtención de las citadas prestaciones por desempleo.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo establece que el Servicio Público de Empleo podrá considerar que el contrato se ha celebrado con intención de defraudar si existen indicios suficientes, pero nunca de forma arbitraria o por la mera existencia de sucesión de contratos.

Podemos considerar como criterio general que, para que el trabajador pueda solicitar el paro tras una baja voluntaria, debería haber sido contratado posteriormente al menos durante 3 meses.

Sector de contact center. Derecho a la intimidad y a la propia imagen

Según declara la Sentencia de la Audiencia Nacional de  15 de junio de 2017, núm. 87/2017, es nula la práctica empresarial consistente en incorporar a los contratos de trabajo la cláusula que establece que «el trabajador consiente expresamente, conforme a la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, RD 1720/2007 de Protección de datos de carácter per­sonal y Ley Orgánica 3/1985, de 29 de mayo, a la cesión de su imagen, tomada mediante cámara web o cualquier otro medio, siempre con el fin de desarrollar una actividad propia de telemarkoting y cumplir, por tanto, con el objeto del presente contrato y los requerimientos del contrato mercantil del cliente».

Y ello aunque la empresa esté legitimada para destinar a sus trabajadores a servicios de videollamada (cuando el servicio pactado con el cliente lo requiera, tal y como se recoge en el ámbito funcional del convenio), en los que es inevitable la cesión de la imagen del trabajador, ya que si el derecho fundamental a la propia imagen no puede ser preterido absolutamente en la relación de trabajo, su ejercicio debe modularse, de manera que sus posibles limitaciones, para viabilizar el cumplimiento del contrato, tienen que entrañar el menor sacrificio posible, lo que implica que esas limitaciones deben ajustarse de modo razonable y proporcionado a los fines propuestos.

Por ello, cuando la empresa destine a sus trabajadores a la realización de servicios de videollamada, porque lo requiera así el con­trato mercantil con el cliente, deberá solicitar, en ese momento, el consentimiento del trabajador, que deberá ajustarse de manera precisa y clara a los requerimientos de cada contrato, sin que sea admisible la utilización de cláusulas tipo de contenido genérico que no vayan asociadas a servicios concretos, requeridos por contratos específicos, por cuan­to dicha generalización deja sin contenido real el derecho a la propia imagen de los trabajadores, que queda anulado en la práctica, aunque se diera consentimiento genérico al formalizar el contrato.

El consentimien­to a la disposición de un derecho fundamental debe asegurar que no concurre ningún tipo de vicio en su producción, lo que es imposible al comienzo de la relación laboral, en la que los trabajadores están en una manifiesta situación de desigualdad con sus empleadores, sin que ese desequilibrio se subsane porque la empresa comunique los contratos mercantiles a la representación legal de los trabajadores, puesto que ya ha obtenido previamente el «consentimiento» de los trabajadores, lo cual deja sin espacio de juego a la actividad sindical.

Josefina Samper, una referente de la historia de las lucha por los derechos de los trabajadores

Hoy (ayer) amanecimos con la muerte de Josefina Samper, la mujer de sonrisa dulce, voz cariñosa, puño firme, discurso contundente, principios inquebrantables y comunista hasta la médula desde los 12 años en los que, desde el exilio de su familia en Orán, se afilió a las Juventudes Unificadas Socialistas. A los 14 se unió al Partido Comunista de España. Organizaba la resistencia y ayudaba a los presos políticos que iban llegando a la ciudad argelina. Uno de ellos fue Marcelino, que se enamoró inmediatamente de aquella lúcida luchadora. Josefina siempre dijo que sólo podría unir su vida a alguien que compartiera sus principios. Y así fue, desde entonces caminaron codo a codo escribiendo la historia de la lucha por la democracia y los derechos de la clase trabajadora.

http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=7774

Enlace

Hoy les proponemos otra forma de vivir este martes de carnaval: disfrutar de la maravillosa naturaleza que nos rodea con ” The Mountain”, obra del fotógrafo y cineasta de naturaleza noruego Terje Sorgjerd

Carnaval 2018

Este despacho de abogados permanecerá cerrado con motivo de la celebración del Carnaval, el lunes 12 y el martes 13 de febrero. 

Feliz Carnaval.

Resultado de imagen de foto carnaval

Enlace

El subsidio por insuficiencia de cotización.-

 Es una ayuda de 430 euros/mes, que se cobra en función del tiempo que se ha cotizado y de si la persona desempleada tiene o no responsabilidades familiares (hijos o cónyuge a  su cargo). Las cotizaciones que tiene acumuladas en ese momento el trabajador se utilizan para poder cobrar esta ayuda, de modo que el “contador de cotizaciones” se pone a cero, pero a cambio se recibe un subsidio. 
 

¿Durante cuánto tiempo se puede cobrar el subsidio por cotización insuficiente?

A) SI EL TRABAJADOR TIENE RESPONSABILIDADES FAMILIARES
 
– Si se ha cotizado durante 3, 4 o 5 meses y se tienen responsabilidades familiares (cónyuge o hijos a cargo)el subsidio será de 3, 4 o 5 meses respectivamente.

– Si se ha cotizado entre 6 y 12 meses y se tienen responsabilidades familiares el subsidio tendrá 21 meses de duración (se concede inicialmente por seis meses y luego hay que ir solicitando las prórrogas cada seis).

.B) SI EL TRABAJADOR NO TIENE RESPONSABILIDADES FAMILIARES

Para poder cobrar este subsidio, si el trabajador no tiene responsabilidades familiares necesitará tener acumulados al menos 6 meses de cotizaciones que no haya consumido . El subsidio tendrá 6 meses de duración.

Si las cotizaciones acumuladas son de 12 o más meses, con o sin responsabilidades familiares, entonces debe solicitarse obligatoriamente la prestación contributiva por desempleo. En todo caso, cuando se pide este subsidio por cotización insuficiente, las cotizaciones que se utilizan para pedirlo se consumen, es decir, no se pueden volver a utilizar en el futuro para otras prestaciones.

 Requisitos del subsidio por insuficiencia de cotización

  1. Estar desempleado/ay en situación legal de desempleo.
  2. Inscribirse como demandante de empleo (apuntarse al paro)  en el plazo de 15 días desde la situación legal de desempleo y suscribir el Compromiso de Actividad. Este subsidio, por lo tanto, hay que pedirlo en los 15 días hábiles siguientes al cese en el trabajo.
  3. No tener acumulado el periodo mínimo de cotización de 360 díasque daría derecho a recibir una prestación contributiva.
  4. Tener cotizados, en un régimen de la Seguridad Social que contemple la contingencia de desempleo, al menos 3 meses si tiene responsabilidades familiares, o bien 6 meses si no las tiene.
  5. Carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional 2018 (551,92 €, excluidas las pagas extraordinarias.  Si pide el subsidio con responsabilidades familiares, hay una doble comprobación: que usted no tenga ingresos superiores a los 551,92 euros mensuales y luego, que la media de ingresos de su unidad familiar  tampoco supere ese tope.
  6. Si la persona trabajadora tuviera derecho al “Subsidio por desempleo para trabajadores mayores de 55 años”percibiría éste.

Atención a los subsidios parciales.-

 Si se han realizado trabajos a tiempo parcial, deberá aportar los contratos en los que se refleje el número de días de trabajo a la semana. Uno de los recortes más importantes del RDL 20/2012 de 13 de julio fue decretar el llamado “subsidio parcial”.  Antes de la reforma, cualquier desempleado que cumpliera los requisitos para acceder al subsidio lo cobraba íntegramente, es decir, siempre 430 euros al mes.  Después de la reforma, se tiene en cuenta si el último contrato ha sido a tiempo parcial, de tal modo que el subsidio se cobra de forma proporcional a las horas trabajadas. Es lo que se conoce como los “subsidios parciales” y puede hacer que en determinadas ocasiones no sea conveniente solicitar el subsidio, sino guardar las cotizaciones para esperar a acumular 360 o más días para la prestación contributiva, o bien a que el último de los contratos haya sido a tiempo completo.